Una familia proveniente de Michigán encontró una cruz de madera que había llegado repentinamente del mar en una playa localizada en Florida, por lo que minutos después, el lugar del hallazgo se había convertido en un sitio donde más visitantes habían llegado.

La cruz de madera medía alrededor de siete metros y estaba cubierta con capas de crustáceos y otros signos de vida marina. A través de este hallazgo en 2019, la gente concibió este acontecimiento como una señal sagrada y un momento divino. El dueño del hotel Fort Lauderdale, en donde se hospedaba la familia que encontró la cruz, Frank Talerico, mencionó que cree que este descubrimiento es un símbolo de protección.

El propietario del hotel también comentó que su hermana se despertó ese mismo día de un mal sueño y comenzó a orar, y poco tiempo después apareció la cruz gigante en la orilla de la playa. Añadió que amarraron el objeto a dos vehículos y con la ayuda de siete personas la movieron para poder sacarlo de la costa.

De acuerdo a especulaciones, la cruz pudo haber llegado desde Puerto Rico, sin embargo, no se precisa esta información. Desde que esta historia comenzó, la gente se dedicó a visitar este símbolo religioso en grandes cantidades, no bastante, su origen es un completo misterio.

A raíz de este hallazgo, las imágenes no tardaron en viralizarse, y la cruz se convirtió en un atractivo turístico. Incluso, había personas que empezaron a hacer conjeturas de versiones apocalípticas, compostura que posteriormente formó parte de la imaginación y hasta de un juego de ida y vuelta en redes sociales.

Sin embargo, a partir de lo que mencionó el dueño del hotel, las versiones más similares a la realidad se trataba de la posibilidad de que esta cruz pudo haber pertenecido a una iglesia de Puerto Rico, un lugar que fue víctima del huracán María, en septiembre de 2017.

El Miami Herald  informó que una mujer cree que la cruz fue erigida en una isla cerca de Carolina del Norte en 2016 en memoria de su hermano que desapareció en un viaje de caza en el solitario en Hatteras Inlet.

Robin Stowe se contactó con el periódico el miércoles después de que surgieron informes sobre la cruz de 20 pies, que ha cautivado a los turistas que la arrastraron desde la orilla del agua en la playa de Fort Lauderdale el fin de semana pasado.

Después de que el hermano de Stowe desapareció, un grupo de amigos puso la cruz en la entrada. Ella dice que probablemente fue barrido durante el huracán Michael en octubre pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *