Cancún, 07 de abril.- En esta época de calor, es muy común que aquellos que tenemos la suerte de contar con un aire acondicionado lo pongamos a 18 grados con tal de sentirnos frescos, aunque esto no es nada recomendable.

José Rodríguez Tun, experto en mantenimiento de climas, explica que para sacar el máximo partido a nuestro aparato, la temperatura programada no debe superar los 12 grados de diferencia con la temperatura exterior. 

En esta época en que las temperaturas son Quintana Roo alcanzan los 35 grados, nuestro AC debe mantenrse en unos 24 ó 25 grados centígrados para sentirnos cómodos a una temperatura agradable. 

“Ponerlo a 20 grados, 19 o 18 grados, va a ocasionar dos cosas: que se reduzca el tiempo de vida del aparato, ya que se forza para llegar a esa temperatura, y por consiguiente un aumento de hasta un 40% en el consumo de energía”, declara.

Añade que de hecho en los tiempos en que se superen los 36 grados centígrados, el clima difícilmente logrará llegar a los 18 grados aunque el termostato así lo señale, ya que el clima nunca podrá competir con la temperatura exterior.

“Si cuando llegas a casa y enciendes el aire, los 24 grados te parece un poco elevada, ten paciencia y evita bajarla más, el cuerpo trae el calor de la calle y necesita un tiempo para aclimatarse. Seguro que al cabo de unos minutos te sentirás perfectamente”, dijo.

También aconsejó limpiar cada mes los filtros del clima, lo cual puede hacer uno mismo, ya que esto también ocasiona que no se enfríe lo suficiente. Si aún así sientes calor, el experto recomienda adquirir un ventilador de pedestal y ponerlo en el lado contrario del clima, oscilando, para sentir una mayor sensación de fresco.

También recomienda cubrir las ventanas y puertas por fuera con lonas o madera, pues el sol eleva la temperatura del cuarto por estos puntos. Pintar del blanco el techo y paredes externas refrescará en uno o dos grados centígrados.

“Cuando activamos el aire acondicionado es porque hace calor en el exterior, por lo que solemos llevar ropa ligera. No tiene sentido programar el aire de casa a 18 grados y ponernos una chaqueta. Es un gasto inútil de dinero y energía, además de un riesgo para nuestra salud”, declaró.

Citó que en muchas ocasiones se registran cortes de energía y daños a los climas, precisamente por forzar el trabajo de los aires acondicionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *